martes, marzo 20, 2007

Días lejanos

Recuerdo la que yo creía era la última vez que fui al cine con mi madre.

Aconteció en el pueblo en el viejo cine donde se proyectaban películas mexicanas por lo general que si bien no eran en blanco y negro, no eran actuales. O sepa si así seria porque antes no seguía ni tenía idea de que proyectasen en algún cine digamos citadino.

Pero bueno, ese viejo cine era toda una leyenda. Sus instalaciones también antiguas y bastante deterioradas y según contaba la gente, se te subían pulgas durante la proyección.

Uno de esos días de mi niñez, mi madre me propuso acompañarla a dicho cine por la noche, hasta creo que ni le pedimos permiso a mi padre para ir porque como era usual, no estaba en casa. (Osea andaba trabajando no saquen conclusiones de que andaba pisteando o en la casa chica ni tampoco que fui abandonado y esas cosas)

Me parece que la peli era vacaciones de terror o sepa, onde sale el Pedro (Pedrito le decían) Fernández ese que cantaba mejor de chamaco que de grande y donde salían los muertos vivientes (insertar fondo de terror). Como ven no era la gran producción hollywoodense ni una de ficheras que estaban en boga pero pos ya que.

La trama logró asustarme un par de veces y sobretodo se me hacía cómica porque los alegres parroquianos (a jijo y esa palabra que ni uso?) se reían o sacaban un chascarrillo de la trama ya que por ejemplo cuando salio una viejecilla revivida la comparaban con alquien, etc etc. En el intermedio (de ley, porque los quitarían ora?) pos se disponía uno a ir al baño pero ni loco iría a hacer a ese lugar y también se podía comprar el chesco en vidrio (yeap, el desechable no existía ni siquiera en bolsa) y unas sendas tortas que no sé si haya sido que estaban muy buenas o el ambiente y la compañía de mi má me pareció de lo más deliciosa.

Haciendo un paréntesis, porque no existe eso en el cine de ahora? Porque de a wiwi te tienes que chingar tu refresco con palomas o con nachos que ni llenan ni nada? O peor tantito, con dulces que pos ni al caso ah y menos por estar al triple de precio de lo que se vende en la tiendita abarrotera aún escogiendo donde dan más caro? Porque no hacer unas tortas o algo así? Si ya sé que pos el manchadero está canijo pero pos por ejemplo la salsa de las palomitas también mancha cañón. Pero ya me desvié del tema

Retomando pues me la pasé muy padre esa vez.

Luego dejarían de pasar pelis en el cine y creo que lo demolieron y ora es una tienda. (Atendida por su distinguidos dependientes, las pulgas……..no se crean es jalada mía)

Y de películas pues solo por la t.v. y muchos años después se empezaron a establecer los video rentals.

Al cine volvería a entrar hasta mucho después cuando fui de visita a Mexico City con mis tías y mi hermano. Pero mi madre ya nunca vio otra peli en el cine…..

Hasta ayer.

Como era fecha de su cumple desde hacía tiempo mencionaba que se quería venir un fin a pasársela conmigo y que la llevase a pasear. (Lo cual es harto difícil ya que si entra a una tienda para sacarla es lo bueno osea cuál paseo?)

Mi padre no quiso entrar y manifestó que mejor se iba a comer comida china (oh padre, tu descripción de esa comida merece un post pero mejor que quede entre nos) así que quedamos en reunirnos luego.

Pues ya que compro las palomas y los chescos y fuimos a instalarnos en la sala de cine para ver la superproducción Kilómetro 31 (insertar aplausos y vivas), no pues que querian? Que la llevara a ver Niñas mal? O Norbit? Neeel.

Nomás estábamos nosotros dos en la función pero ya luego fueron llegando otros, no muchos porque si acaso seríamos como unos 30 ahí dentro. Y yo me sentía algo abrumado ante tanto espacio vacío pero contento porque así se sienta uno donde quiera y no tiene que tolerar las impertinencias de los demás.

Y entonces vino a mi mente el recuerdo anterior, las situaciones eran parecidas (mi madre, peli mexicana de terror) pero diferentes a la vez (instalaciones chidas y sin mucha gente).

De la trama no hay mucho que hablar, pero para ser mexicana se ve que ha mejorado el género aunque el tratar de darle el toque japonés es donde se pierde la originalidad y cae en excesos. Claro que la mona fea digital de al final si estaba bastante fea.

Mi madre que no quería palomitas se las acabó y se sobresaltó un par de veces al salir el niño ahí corriendo pero se veía que no se asustaba mucho.

Regresamos a casa

Ya cuando nos despedimos recibí de mi madre un “gracias hijo, me divertí bastante”. No tiene precio.

P.D. Y si empezan a decirme ah Ice no seas ojeis porque no la llevaste a ver otro estreno, pues déjenme decirles que en este pueblo (asi es, pueblo) proyectan las películas hasta que se hartan y los estrenos rara vez van a la par que a nivel nacional. Aquí las pulgas que te pican ya no provienen de los perros sino de otras razas de humanos.

2 comentarios:

Sam dijo...

Hasta derrame unas lagrimitas, yo tambien añoro mucho los tiempos pasados con mis pas y mis hermanos.

Gracias por recordarme que son el mejor regalo que tengo.

Besos, muchos, tronados y castos.

Yo mera

Karolina dijo...

mmmhh ... pense pa escribir esto pq realmente me avergüenza pero inguesu ... jaja

yo me acuerdo mucho de 2 pelis que le rogue a mis apas me llevaran a ver ... una (de la que más me avergüenzo) la de Zapatos Viejos de Gloria Trevi ... y dos una que no me acuerdo como se llamaba pero salia Atlantis (el luchador) y otro que no me acuerdo quien era ... jajaja ... que oso ... pero bueno estaba peque y no sabia lo que hacia ... jaja

ahorita quiero ir a ver Niñas Mal ... recomendacion pa tu amá la de El Laberinto del Fauno ... a mis apás les fascino ...

cuidese mi wen !¡