domingo, diciembre 21, 2008

Alineación y balanceo.

Pues bien luego de una difícil confronta a mi instinto regio, tuve que ir con el quiropráctico por la nueva lesión o mas bien por el tener la certeza de que la vieja lesión me había dejado madreada la espalda baja.

Todo sucedió un día de Septiembre… que fue cuando me caí y medio me acomodaron el tobillo un digamos masajista y pues al menos ya pude caminar, chuequeando pero si el Dr. House puede y se ve maldito por qué yo no?

Pero luego de que quise hacer peso muerto con mis mancuernas me empezó a doler la rodilla, otra vez el tobillo y lo peor, la espalda baja.

Y esta vez mi factor de curación no dio resultado ya que pasaban los días y nomás no me componía. Debo dejar de leer a Wolverine.

Solo así acepté ir un día saliendo de la chamba.

Tons que llego, me atiende la esposa y me dice que orita baja el señor.. yo casi canto aleluya pero luego me acordé que no era el Señor, si no el señor…

Ya con señas me dice que me pase y me pregunta con voz bien aguardientosa qué era lo que necesitaba, pos de plano le dije que full service pero el problema más grave era en bla bla y así le expliqué. Después me pide que me quite la ropa… ya valió madre me dije a mi mismo jaja, bueno a ver si me da una rebaja de precio de perdis. Tons ya que me acuesto en la mesa de operaciones y me empieza a embarrar primero como con alcohol me imagino yo para neutralizar el olor de cebolla y ajo de los taquitos de la mañana o qué se yo, y luego ya con otro menjurje que olía medio raro.

Como no le entendía a sus señas de plano lo obligué a que me hablara, y es que yo creo andaba malo porque de plano evitaba hablar, pero neta no sabía ni madres sobretodo un primerizo como yo. Ya me dice que ponga la frente sobre la mesa y madres! que se lanza sobre los huesitos del cuello y el méndigo dolorazo, luego ya fue sobre los hombros, la espalda y las rodillas.

Cuando estaba acomodando la espalda ahí donde traiba el dolor me cae que sentía como cuando los carros pasan por los topes, osease sentía clarito una bola en la espalda. Luego ya boca arriba empezó con la acomodada de la pierna… no no no… si el dolor del cuello estuvo cabrón, el del tobillo no tuvo madre. De plano ya lo quería madrear al viejo jaja y pos ahí acomodó y movió también la rodilla, pero la otra rodilla también me empezó a doler jaja! No recuerdo si la otra fue la que se me fregó hace mucho tiempo que hasta no la pude mover por unos días. Para finalizar mi respectiva restirada de dedos tanto de manos como de pies y listo.

Y así me convertí en un hombre nuevo..

Se oye mamón pero es verdad, al salir ya a la calle y comenzar a caminar sentí claramente que caminaba diferente (eh que tal la rima). En verdad os digo que sentí que la pierna “mala” ya no pisaba tan afuera sino mas bien centrado el paso y sin dolor claro está de la espalda. Eso sí, caminaba a una velocidad tremenda digamos con el mismo esfuerzo que usaba antes.. tons ahí me dije.. ooooorale.

Y sabe, como que también me dio una emparejada de patas ya que de plano no sentía el mismo impacto de antes en las piernas, ya ven que según eso siempre traemos una pierna más larga que la otra y es la que se lleva las chingas.

Sin embargo siempre existe un pero: como la lesión ya tiene su tiempo, el cuerpo se acostumbra a trabajar pos como quede no? tons ora sí que he vuelto a reaprender todo el proceso de caminar, no solo el de mover las piernas sino también la balanceada y el cambio del centro de gravedad… osease para abreviar es un desmadre, tanto que hace poco me empezó a doler exactamente en el mismo lugar de la espalda pero ora del otro lado jaja.

Pero ya me di cuenta que aparte del corazón tengo cuerpo masoquista. Se me quitó haciendo un poco de ejercicio..

Otro punto bueno del caso es que me siento como que más nalgón jaja o quien sabe si en la realineada saqué más la pompa. Lo malo es que también me siento más panzón juar juar!

2 comentarios:

Tish dijo...

Hijo andas bien jodido!
jojojo

Feliz Año nuevo 2009!

Buenas vibras!!

flak dijo...

hola, tanto tiempo sin pasar por aki, después de unas largas vacaciones, pretendo escribir nuevamente.
Nana