jueves, septiembre 08, 2011

Al viejo estilo

Me declaro un hombre del viejo estilo.

Hago mis palomitas con maíz palomero en olla, aunque se dificulte conseguir el maíz.

Voy a la tienda con mi envase de refresco de vidrio, no me importa que se me queden viendo.

Soy creyente de la educación estricta. Me refiero a la familia. Los niños de hoy son demasiado berrinchudos.

Todavía soy de los que mandan flores. El proceso de conquista nos debe seguir perteneciendo a nosotros.

No me agradan las nuevas lociones con sus olores tan extraños, bisexuales diría yo.

Y muchas cosas más, no pongo el que como antes, se podía salir a cualquier hora a la calle con poco riesgo. Eso sí ya es pedir mucho a nuestra sociedad tan desgastada.

Hace poco leí un forward donde una mujer digamos trabajadora e independiente se quejaba de que con el feminismo, las cosas para ellas se habían complicado.

En algunos puntos como la desigualdad de sueldos y demás, tiene razón. Su queja es válida si lo hiciera de manera personal.. pero alentar a las demás?

Se queja de que se tiene que arreglar y estar delgada siempre.. pero esa idea no se las dimos nosotros! Cuántos panzones no chambeamos así? No es requisito. Eso ya es cuestión de vanidad! Ni siquiera se les pide que usen falda o cosas así.

Además, es precisamente por esas argucias que se valen algunas mujeres que ha sido como van escalando en la estructura.. o a poco se les vé quejándose? Mientras engorde la cuenta del banco, no hay cuete.

"Es que a los hombre nos les gustamos así de libres" Pues ahí sí no me declaro del viejo estilo.. Tener una mujer siempre metida en la casa? Viendo su cara de frustración porque pudo haber hecho otras cosas en su vida, aparte de ser ama de casa?

La verdad es que no nos asusta, simplemente huimos de las personas que vemos que están tan metidas en su trabajo que no nos darían algún tiempo para una relación. O peor tantito, que se crean las mejores del mundo y que nadie las merece.

Que la mayoría de los hombres todavía tienen las taras mentales anteriores? Sí. Mas no son todos.
La cosa es buscarle... dice el comercial

Bueno ya acabó la descarga.. así que me duermo.

1 comentario:

Alejandra M. Fimbres dijo...

El que conserves un estilo old-fashioned (por así llamarlo) y además caballeroso, me parece muy rescatable. Igual creo que a las mujeres nos sigue gustando encontrarnos hombres atentos y con detalles que cada vez es más díficil encontrar.

Por otro lado, creo que también he recibido ese mail sobre el feminismo. Y tienes parte de razón al decir que nadie nos obliga a nada. Pero no puedo evitar sentirme empática -ya más en base a mi experiencia laboral y general- cuando una mujer te dice que se siente cansada de trabajar para lograr el puesto que quiere pero además para verse bien, hacer los pendientes de la casa y en muchos casos, criar a los hijos.

Estamos en un punto que aún no encuentra su balance. Desde luego que hay hombres muy colaboradores en esta transición en la que -desde mi punto de vista-, la pareja también tiene que cambiar para acoplarse a una economía en la que casi forzosamente ambas partes tienen que trabajar fuera de casa y regresar cansados. Hay que dividir tareas y encontrar ese punto medio en que ambos se sientan bien y las cosas sigan funcionando.

Nadie dijo que sería fácil...

(creo que yo también me descargué, jaja)

¡saludos!