martes, diciembre 19, 2006

Encuentro con Guffo

Debería crear esta entrada cuando tenga más como se dice, pues inspirancia.

Pero luego se me va a olvidar.

Como parte del pequeño viaje a la ciudad de las montañas, tuvimos la oportunidad de conocer a un maestro del humor, del estilo acá infantil para contar sus historias y un hombre feliz de tener al amor a su lado.

Así es señoras y señores, he conocido de frente a todo un blogstar: Guffo Caballero.

Aunque debo decirles que sí fue algo difícil ya que pues él tenía algunos compromisos y aparte, la tecnología estaba jugando una mala pasada para podernos comunicar por celular.

Total que para no hacerla larga, como se pudo quedamos de vernos en un lugar llamado botanero santa lucía que está en una calle aledaña del paseo que ahorita lo están reconstruyendo y al parecet tienen pensado crear todo un espacio turístico de alto nivel acá chido.

Bueno pos pa no hacerles el cuento largo, ya en la tarde pudimos reunirnos con él y la famosísima Fabi.

No es por nada pero la neta impone el maestro, aparte que está realto pos luego de estar leyendo su blog por mucho tiempo, se le tiene una admiración por sus recuerdos tan vívidos y como maneja su sensibilidad hacia el sexo opuesto.

Y en verdad, el tiempo pasó volando y se nos hizo noche. Se habló un buen de varias cosas pero siento que faltó tiempo. Y hubo un rato en que Guff and I estábamos casi como espectadores porque nuestras respectivas acompañantes conversaban más fluídamente que uno.

Mas algo que sí pude notar, es que en verdad lleva al niño interior muy a flor de piel, se le nota en la mirada así como tiernilla y como así viendo que travesura va a hacer.

La neta nos la pasamos bien en su compañía en esa tarde y pues ya al día siguiente nos hizo favor de llevarnos de raid Don Guff hacia la central camionera. Ahí aprovechamos pa entregarle sus presentes, de mi parte una como escultura de metal en forma de un pintor (o esa es la idea) y de parte de Sam unas enchiladas potosinas y una cajeta con nuez famosa de Venado que según nos comentaron luego, fueron la delicia de esa tarde.

Espero que algún día se vuelva a repetir pa compartir nuevamente las vivencias y los recuerdos de cada uno.

Todo esto forma parte de este viaje rápido a mi ciudad natal que en breve relataré.

P.D. Por fin tengo en mis manos los famosos chistes a lo wey si bien no en formato del libro que en breve va a sacar, por lo menos el que llevó a la feria del libro. Ah! ya también lo estuvimos promocionando en algunas librerías preguntando si no tenían el libro de Gustavo Caballero... ah loco! dicen mis paisas...

2 comentarios:

Ultra dijo...

Oraleee hasta que lo veo escribir un post...jajaja, naaa, no es cierto. Me da gusto que se divierta, conozca gente y ande de pillin.
Felices fiestas decembrinas.
besos.

Ultra dijo...

Regreso, porque tu nada más ya no escribes mi Eduardin...un besote enorme para este 2007...en este día y los otros también....