miércoles, enero 27, 2010

Lecturas

Me he dado cuenta de que últimamente he leído acerca del imperio otomano y lugares circundantes. (Jaja apa palabrita!, hace bien leer)

Comencé hace años leyendo Crónicas de Travnik la cual creo di una reseña aquí, ambientado en la época napoleónica de los conflictos al convivir en el mismo lugar los franceses, los otomanos, católicos y judíos. Y eso que lo describe en una época de relativa paz al menos entre las potencias de la época.

Bueno, pues luego tuve mi época de ciencia ficción.. ah de esos libros no he escrito.. bueno y entre ellos me chuté el de La Historiadora. Quien me conoce sabe que tengo cierto recelo a los libros best seller o como los denomino yo, los libros de las mesas de Sanborns (Oye Ice, y los de Coelho que tienes? –Ejem.. era para una investigación). Pero como creía que se trataba de vampiros pues me dije va!

Y me equivoqué porque no era de los chupasangre (mas no caí en la moda Crepúsculo) bueno se supone que sí porque gira la trama sobre el superescrito vampiro Vlad Dracul. Pero este vampiro no da tanto miedo ni aún cuando se le describe todo en el escrito del Profesor Rossi, más bien da cierta repugnancia sin llegar a la provocada por los escritos de Lovecraft.

Lo bueno y que te engancha del libro son las pequeñas lecciones de historia y descripciones de lugares allá de Europa y son tan elaboradas que la trama avanza muy lentamente, cosa que llega a desesperar porque son muchas páginas. Se te llega a olvidar que se anda en búsqueda del profesor.

El final pues muy pinche digo porque fue muy sencillo (como si fuera comic escrito por Bendis.. ejemplo Secret invasion jaja). Y se me hizo excesivo el protagonismo forzado (y el amor juvenil) de la hija del apáaaa jaja no, la hija del verdadero protagonista.

El caso es que aún cuando los viajes que tomaron los personajes abarcan media Europa, la región de los Cárpatos y Turquía es donde más tiempo permanecen y de donde se hacen las descripciones más detalladas de hechos y lugares interesantes.

Por último, en las compras de fin de año para surtirme de libros y tener algo que leer en esas fechas (cosa que ni hice ) obtuve un ejemplar del tipo histórico sobre el Imperio Otomano. Nomás le he dado una hojeada y nombres que leí en La Historiadora como Memet II o el palacio de Topkapi surgieron a la vista rápida.

Entonces ya son 3.

Me acabo de acordar de que no he escrito sobre el libro El tambor de hojalata, verdad? Bueno esa ocurre más al nortiiii! Alguna vez empecé a hacer el post pero es tan chingón el libro que se me estaban pasando muchas cosas. Lo quise volver a leer pero la neta es un ladrillo..

1 comentario:

Alejandra M. Fimbres dijo...

Hola Eduardo!

Gracias por pasar por mi blog y por tus palabras: En especial eso del "aguante" jajajaja....

seguiré visitando por acá!